Archive for the ‘Cine’ Category

h1

“Los Tudor” arrasan con su estreno en TVE

23 julio 2010

La serie, inspirada en las vidas de esta dinastía familiar y el reinado de Enrique VIII de Inglaterra, triunfó allá por 2007 en América, y ahora viene a España a hacer lo mismo.

TVE ha conseguido un gran éxito de audiencia con la emisión de los dos primeros capítulos en la noche del jueves en pirme time. Logró un 18% de audiencia de media (el segundo capítulo tuvo más audiencia que el segundo), superando a Telecinco y a Antena3 que emitían “Supervivientes” y “Arena Mix” respectivamente.

Las intrigas familiares de este clan perecen enganchar, y congregaron ante la pequeña pantalla a unos 2,6 millones de telespectadores. Y es que últimamente, las series y películas históricas están siendo bien acogidas, especialmente las que estás bien producidas, como es el caso de “Los Tudor”.

Quizás también la emisión de ambos capítulos seguidos sin publicidad sea una de las claves de su éxito, así como el hecho de que el resto de cadenas no tuviesen grandes apuestas con las que competir, como suele suceder en estos meses estivales. Y es que el concurso conducido por Jesús Vázquez en Telencico no está alcanzando el éxito de ediciones anteriores. Quizás demasiada isla y demasiado superviviente famoso de pega termina cansando. El fin de “Física o Química”, de “El Internado” y de las principales series de ficción del país seguro que también ha ayudado a que la audiencia de “Los Tudor” se haya incrementado.

La serie, que fue nominada al Globo de Oro, cuenta, como es habitual en estos casos, con ciertas “irregularidades” históricas que no se ajustan del todo a la realidad, aunque hay que tener en cuenta que se trata de ficción, no de un documental histórico.

Se han tomado libertades, por ejemplo, con nombres de personajes, relaciones, apariencia física y el año en que ocurrieron algunos hechos. Asimismo, el tiempo es más abreviado de lo que fue realmente, y el rey Enrique aparenta menos edad de la que tenía, por ejemplo, cuando entabló relaciones con Ana Bolena. También en el caso de la hermana del rey se comenten ciertas erratas, ya que en la serie el personaje que la encarna vive en realidad una mezcla de las vidas de ambas hermanas de Enrique. Éste, por su parte, es aludido como rey de Irlanda, título que no existía aún. La música o las relaciones con la Iglesia no cuadran tampoco del todo, y además, entre otras cosas, Enrique VIII celebra el nacimiento de su hijo Enrique disparando un tipo de mosquete que no se inventó hasta 1630, un siglo después.

En cualquier caso, como digo, nada que no se salga de lo normal en este tipo de producciones que, sin embargo, ha sido impecable en vestuario, decorados, guión y otros muchos aspectos. Esperemos un éxito similar para el resto de capítulos.

Reparto:

Personaje Actor
Rey Enrique VIII Jonathan Rhys-Meyers
Cardenal Thomas Wolsey Sam Neill
Anthony Knivert Callum Blue
Charles Brandon Henry Cavill
Duque de Norfolk Henry Czerny
Ana Bolena Natalie Dormer
Maria Tudor Sarah Bolger
Catalina de Aragón Maria Doyle Kennedy
Tomás Bolena Nick Dunning
Thomas Cromwell James Frain
Tomás Moro Jeremy Northam
William Compton Kristen Holden-Ried
Margarita Tudor Gabrielle Anwar
Papa Pablo III Peter O’Toole

Anuncios
h1

La Duquesa está triste, ¿qué tendrá la Duquesa?

3 febrero 2010

La historia. El devenir del hombre. Nuestro pasado, nuestra vida y, obviamente, nuestro futuro. Tendemos a pensar que la historia se ha construido en base a leyes, gobiernos, diferentes ideologías, guerras, invasiones, déspotas, Constituciones y demás elementos que colman los libros de historia. Pero hay algo más. Nada, absolutamente nada podría haber sucedido sin algo más importante que todo eso: la vida privada, el amor, el odio, lo que nos pasa por la mente y el corazón, lo que vivimos, lloramos y reímos, lo que necesitamos de forma personal.

Porque Napoleón volvía de la guerra tras matar a miles de personas y se instalaba en una casa al calor de la chimenea junto a sus hijos, aunque nunca será recordado por ello; y Francisco Franco, acercándonos a tiempos más próximos, salía de su despacho desde el que maquinaba las ordenes que daría al día siguiente y se sentaba junto a su esposa para cenar un yogur en el que solía echar una cucharada de café, y si apretaba el hambre pedía que le hiciesen una tortilla francesa.

Lo que hicieron estos y otros muchos, bueno o malo, afectó al mundo, pero no se fraguó en el campo de batalla ni en un despacho oscuro de madera. La privacidad marca nuestras acciones, y así ha sido siempre.

Por ello, hoy quiero dedicar el blog a una mujer en especial. Se trata de alguien poco recordada, en parte gracias a su esposo; alguien que sufrió pero que siempre supo sonreír cuando era aclamada por el pueblo; alguien que llegó a influir enormemente en la política inglesa, que se ganó el cariño del pueblo y que es antepasada de la Princesa Diana de Gales. Quizás historias similares las de ambas en muchos aspectos.

Hace varios siglos, una tal Georgiana Spencer se casó por presiones familiares con el único objetivo de dar un hijo a su esposo, el Duque de Devonshire, un déspota, antipático y desagradable señor enamorado de sus perros y de las mujeres. De todas menos de la suya. Pese a la insoportable situación vivida en casa, la Duquesa de Devonshire siempre aparentaba una felicidad ficticia, sólo real cuando conoció a un político que llegaría a ser Primer Ministro y al que ella defendió políticamente y amó.

Fue la mujer más fascinante de su época, conocida en todas partes, que intentó virar el rumbo del país siempre a la sombra del Duque, y que finalmente murió lejos de su amado, del hijo que tuvo con éste y bajo el mismo techo que la amante de su marido y los hijos de ambos. Infeliz. Así fue. Como tantos otros personajes de nuestra historia que aparentaban una normalidad palpable y que actuaban al margen de lo que se fraguaba en casa, pero siempre influidos por ello.

El hecho de ser una mujer en una época como la que le tocó vivir supuso ya una dura lucha. El cine, como en tantos otros casos, rescató de los anales de la historia la de ésta triste Duquesa, que no se plasma en ningún libro de historia.

h1

Regresamos al pasado desde la butaca

21 noviembre 2009

Las pantallas de nuestros cines nos presentan en estos días dos superproducciones basadas en la razón de ser de este blog: una de ellas, ‘Ágora’, nos devuelve al tercer siglo después de Cristo y la caída del Imperio Romano, y se desarrolla en la ciudad egipcia de Alejandría; la otra, ‘2012’, se basa en la leyenda del calendario Maya, que aseguraba un final para esta Humanidad, y que fechaba el fin del mundo en diciembre del año 2012.

Son dos ejemplos perfectos de cómo las antiguas gentes pobladoras del mundo, con su sabiduría, su adivinación o sus creencias repercuten aún hoy en nuestra sociedad, y son capaces de mover a millones de personas que acuden a las salas de cine para visionar cómo vivían los romanos a orillas del Mediterráneo o qué fue exactamente lo que predijeron los mayas. Si bien es cierto que no siempre estas películas son fieles del todo a la realidad, pues se trata de ciencia ficción, sí que nos aproximan a nuestra historia más remota… incluso a nuestro futuro, marcado siempre por esa historia.