h1

La familia romana: parentesco

17 abril 2010

Otro aspecto singular de la familia romana, además de su composición que veíamos en el post anterior, es el modo de entender el parentesco. No se trata de un parentesco basado exclusivamente en los lazos de sangre, como podríamos entender hoy este concepto, sino que los romanos lo entendían en base a tres nociones diferentes:

1.- PARENTESCO AGNADO

Los parientes agnados son todos los miembros de la familia emparentados con el pater familias y sus descendientes exclusivamente a través de vía masculina.

2.- PARENTESCO COGNADO

Los parientes cognados, por el contrario, serían todas las personas emparentadas con el pater familias y sus descendientes por lazos de sangre que vienen por vía femenina, es decir, a través de la esposa.

Las diferencias entre agnados (agnatio) y cognados (cognatio) es que los primeros gozaban de una serie de privilegios de cara a herencias y sucesiones intestadas, encontrándose en una situación de preferencia frente a los cognados; también existía distinción de cara a la sucesión patrimonial cuando no había testamento; asimismo, los agnados eran preferidos para ejercer la tutela de los menores o de las mujeres. Es decir, que siempre serán preferentes a los parientes de la vía femenina.

3.- PARENTESCO GENTILICIO

En tercer y último lugar, estarían los parientes de la gens o el grupo gentilicio. En latín, una gens era el conjunto de familias descendientes de un antepasado común. Se trata, por lo tanto, de un concepto muy amplio, más que los dos anteriores. En todo caso, ese antepasado solía ser mítico o legendario, y su existencia histórica real era dudosa.

En un principio, la gens era un concepto con un sentido solamente aristocrático (en la Roma primitiva), y los únicos aristocráticos de los que podemos hablar en aquella época eran los patricios. Por lo tanto, el gentilicio servía para distinguirse de aquellos que no lo tenían, era una marca de pedigrí; aporta un signo de existencia y distinción a la aristocracia.

Sin embargo, la ampliación del Estado Romano llevará pareja la ampliación del derecho de ciudadanía, de modo que se incorporan a los aristócratas como nuevos ciudadanos los plebeyos en el siglo IV antes de Cristo; se suman al Estado, a la ciudadanía, y esto hace que también comiencen a utilizar nombres gentilicios, devaluándose así el valor del gentilicio. No sólo eso, sino que ese valor descenderá en picado en una caída libre cada vez mayor a medida que se incorporen también a la ciudadanía los esclavos liberados o libertos, haciendo suyo el gentilicio del patrón que les liberó. Roma conquistará muchos pueblos, y las gentes de esos territorios harán lo propio, adoptando diferentes gentilicios.

Vemos, pues, que el concepto de gens o grupo parental amplio pasa de ser algo reservado a la aristocracia a ser algo de uso general; ya no vale nada como signo de distinción el nombre gentilicio, por ello acabará cayendo en desuso con el paso de los siglos.

Sin embargo, el concepto de agnado y cognado y la distinción entre ambos perdurará en el tiempo mucho más que el de gens, tanto en la sociedad como en el Derecho romano, aunque la tendencia será con el correr del tiempo a igualar las posiciones de cara a las tutelas de los niños y las herencias intestadas, pero se trata de un lento proceso: se avanza hasta la época Tardorromana, más hasta los Antoninos (siglo II después de Cristo) y se sigue evolucionando hasta el siglo IV, llegando a la equiparación total y al fin  eliminándose la diferenciación en la época de Justiniano y su recopilación de derechos (siglo VI después de Cristo).

Recomendables las obras de  M. Henar Gallego Franco

http://0-dialnet.unirioja.es.diana.uca.es/servlet/autor?codigo=144267

Share

About these ads

2 comentarios

  1. Por Cástor y Pólux, que buena entrada!!!


  2. :-) Muchas gracias como siempre Tiger!



Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: